viernes, 26 de enero de 2018

El crepúsculo del ídolo

En mi mente floreció,
con mis manos lo tallé,
le coloqué un corazón,
y lució al amanecer.
                             
Me falta su piel,
la sed de sus ojos,
con lágrimas lo engarcé,
algo se me antoja,… ¡que cante al nacer!

Emitió un suspiro al saberse vivo,
-cómo describir lo que siento-
no hay palabras, el simple barro tiene alma,
esbocé la más enorme sonrisa.

Si el sol fuera mi ídolo,
el crepúsculo bramaría,
en este mundo traidor,
¿de qué ídolo te fías?

Le agrego un rostro de triunfo,
¡Dioses del Olimpo!
el ídolo se ha endiosado,
desbarato sus días victoriosos,

Aprovecho la vulnerabilidad del sistema
para desmoronarlo,
sus cascotes lloran de miedo,
de nuestros errores debemos aprender.
Copyright © RTPI 16/2017/3421

18 comentarios:

  1. Julio de las Heras26 de enero de 2018, 16:29

    En tu poesía se ve como florece la arquitectura del ídolo y como se viene abajo todo su esplendor cuando te sientes traicionado por su mirada.
    Mis felicitaciones y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Un poema muy ilustrativo. El aire deshojó al ídolo endiosado y sobre el tapiz cayeron sus frutos.
    Un abrazo amigo

    ResponderEliminar
  3. Eres mi ídolo... eres puro sentimiento, eres pura poesía.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Unos versos preciosos, hechos con amor y con ilusión,--- y actuaste borrando de la mente al ser prepotente.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Cuando la vida comenzó a florecer, ese vil gusano comenzó a caer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hermosos sentimientos entre los fragmento del ídolo
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  7. Una poesía muy lograda.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Me asombra que puedas escribir unos versos tan magníficos con la frecuencia que lo haces
    Un abrazo y hasta pronto

    ResponderEliminar
  9. Ese ídolo que tu imaginabas iba a ser un martirio para tu conciencia y entonces le negaste la luz y lo sumiste en una profunda niebla.
    Felicidades y un abrazo

    ResponderEliminar
  10. En cuanto te crees un Dios estiras el cuello y eres más alto que nadie , después te crees el dueño del mundo y cuando caes lo haces en picado y nadie te reconoce.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Una historia enriquecedora, un sueño perdido entre los fragmento de un ser engreído
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Un despertar con profunda tristeza, ¿Cómo es posible sentir, que el ídolo se ha endiosado?... o es un farsante con lágrimas o tu instinto es sobrenatural.
    Que tengas un bonito día

    ResponderEliminar
  13. Un poema muy didáctico "el espino que ha de pinchar con punta nace"
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  14. Tu poema cala hondo y sorprende
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. No tengo dudas de dolor que sentistes al destruir tu obra pero cuando anuncia tormenta lo mejor es resguardarse.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Muy lindo tus versos
    Felicidades

    ResponderEliminar
  17. Un poema muy interesante.
    Me ha encantado
    Un abrazo

    ResponderEliminar